ASOCIATIVIDAD Y MANCOMUNIDADES

1. En el marco de su inserción en el proceso de descentralización, la MML mantiene y cultiva relaciones de coordinación con las asociaciones representativas de los gobiernos locales. Así, a lo largo del año hemos participado activamente en los encuentros nacionales de:

  • Asociación de Municipalidades del Perú – AMPE,
  • Red de Municipios Urbanos y Rurales del Perú – REMURPE,
  • Red de Municipalidades – MUNIRED.
  • Asociación Nacional de Gobiernos Locales representantes ante el Consejo de Coordinación Intergubernamental – ANGL.
  • Unión Nacional de Mancomunidades Municipales

2. LA MML también se ha incorporado a la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales – ANGR, en virtud del régimen especial metropolitano previsto en la Constitución y la legislación descentralista por el cual cumple tanto funciones municipales como regionales.

3. En cada uno de estos espacios hemos sostenido la necesidad de impulsar decididamente el proceso de descentralización, defender la autonomía municipal y regional y desarrollar mayores capacidades para una gestión exitosa al servicio de los vecinos y vecinas.

4. La actual gestión de la MML valora la asociatividad municipal como un instrumento para el desarrollo local y la reforma del Estado. Por eso, alienta y apoya a las mancomunidades municipales constituidas en el ámbito metropolitana. Hay en Lima siete mancomunidades en pleno desarrollo que involucran a 38 distritos:

  • Lima Norte
  • AMASUR
  • Lima Este
  • Carretera Central
  • Litoral Sur de Lima
  • Rímac – Cercado, de la cual forma parte la MML
  • Lima Centro, la más reciente.

5. A la fecha, existe un respaldo de la MML a las mancomunidades mediante apoyos concretos.

Ocho proyectos presentados por las mancomunidades de Lima Norte y Amasur, han sido aprobados para obtener financiamiento en el presupuesto participativo metropolitano el año 2012; apoyamos con maquinaria algunos operativos de limpieza pública y con personal y entrenamiento a los serenazgos sin fronteras en las mancomunidades de Lima Sur y Lima Este, entre otras iniciativas.

Sin embargo, es impostergable que la MML defina una política y una estrategia definida frente a las mancomunidades que se vienen creando en el territorio metropolitano.

Mancomunidades Municipales en Lima Metropolitana

6. En mérito de su autonomía las municipalidades distritales, pueden asociarse libremente en mancomunidades, sin tener que dar cuenta a la MML sobre con quien se juntan y cuáles son las razones y proyectos comunes que dan sentido a las mancomunidades.

7. La MML alienta la creación de mancomunidades, pero no ha establecido incentivos y políticas creadas expresamente desde el gobierno metropolitano para las mancomunidades limeñas.

8. La posibilidad de que las acciones que emprendan las municipalidades distritales mediante las mancomunidades -sin entablar una relación de coordinación con la MML- se seguirá produciendo si como gobierno metropolitano no se definen institucionalmente políticas e incentivos reales, que posibiliten una permanente coordinación como una de las estrategias para gestionar la Metrópoli.

9. Frente a esta situación, se propone que la MML implemente las siguientes estrategias de manera simultánea:

La MML debe definir en el corto plazo, la creación de la mancomunidad Rímac – Cercado, hecho que a su vez ubicaría a la MML en el mundo de las mancomunidades, por lo que perfectamente, podría participar en cualquier iniciativa metropolitana o de carácter nacional que se establezca sobre las mancomunidades.

Si bien busca recuperar el espacio histórico del Rímac y el Cercado como uno de sus objetivos principales, la mancomunidad Rímac – Cercado puede ser un incentivo para que otros distritos limítrofes con el Cercado busquen entablar un nivel de asociatividad con la MML.

En ese caso se encuentra el distrito de Breña, que comparte una buena extensión en la Avenida Alfonso Ugarte y las Plazas Bolognesi y Dos de Mayo. En el caso del distrito de La Victoria, el Cercado comparte una larga extensión en la avenida Grau, además del complejo problema por resolver del traslado con La Parada. En ambos casos, también es posible mancomunar con el Cercado, en temas de seguridad ciudadana o limpieza pública.

La MML debería definir una política pública de relación con las mancomunidades. En ese sentido se debería aprobar mediante ordenanza el ¡§Programa de Incentivos a las Mancomunidades de Lima Metropolitana¡¨, que permita ubicar al Gobierno Metropolitano, no solo como una entidad que promueve y reflexiona sobre la asociatividad y el gobierno de la Metrópoli, sino que de manera efectiva incentiva el desarrollo de las mancomunidades de Lima Metropolitana.

Algunos de los incentivos financieros y presupuestales de la MML para las mancomunidades, podrían ser los siguientes:

  • La MML define un porcentaje fijo en el presupuesto participativo para las mancomunidades. Existen propuestas legislativas del parlamento desde el año 2004, proponiendo que las municipalidades distritales que formen una mancomunidad recibirían un porcentaje no inferior al 10% del presupuesto participativo de la municipalidad provincial a la cual pertenecen.
  • Establecer, en el marco del artículo 75¢X de la Ley General del Sistema Nacional de Presupuesto, sobre transferencias entre pliegos presupuestarios, el traslado presupuestario desde la MML a las mancomunidades de Lima Metropolitana, en concordancia con el articulo 25¢X del Reglamento de mancomunidades municipales.
  • La MML debe diseñar y aprobar Fondos Sectoriales concursables a nivel presupuestal que puedan ser transferidos a las mancomunidades municipales (seguridad ciudadana, limpieza pública, entre otros) como incentivos para su funcionamiento.
  • La MML, mediante su subgerencia de cooperación internacional y las secretaria técnicas de las mancomunidades deberían realizar gestiones conjuntas de cooperación internacional, para poder acceder al financiamiento de proyectos, servicios o asistencia técnica para las mancomunidades de Lima Metropolitana.

Como parte del convenio con la PUCP, la MML puede establecer un espacio que facilite la solución de controversias y conflictos limítrofes territoriales entre los distritos de las mancomunidades municipales, en el marco de la Ley N¢X 29533, la que establece el arbitraje territorial como un mecanismo de solución de controversias limítrofes.

La MML debe establecer un espacio institucional que colabore con las mancomunidades municipales en asistencia técnica y desarrollo de capacidades a las municipalidades distritales que formen parte de una mancomunidad, así como en la resolución de problemas técnicos, desarrollar proyectos, entre otros.

La MML, debería continuar participando, y con mayor atención, y presencia en las diversas campanas interdistritales emprendidas desde las mancomunidades municipales. Las campañas son de diverso tipo: limpieza pública, seguridad ciudadana, entre otros.

10. Al haberse insertado en el proceso de descentralización, al MML ha podido advertir que la conducción y el fortalecimiento de esta Reforma del Estado en el Perú, y en particular en Lima Metropolitana tiene un responsabilidad directa en las decisiones que asuma el Gobierno Nacional, en los asuntos relacionados con las transferencias de funciones, pero también, en la construcción de una agenda con los diversos actores.

11. Desde la MML hemos insistido permanentemente en la necesidad del funcionamiento efectivo del Consejo de Coordinación Intergubernamental – CCI, como el espacio desde donde se debe impulsar y dar seguimiento al proceso de descentralización en tanto política Estado, tal como establece la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo.

12. A su vez, siendo la descentralización una política de Estado, las mancomunidades municipales requieren del apoyo del Gobierno Nacional, un apoyo que no puede limitarse a la inscripción y registro en la PCM. El Gobierno Nacional tiene que poner en marcha un programa de desarrollo de capacidades y asistencia técnica para mejorar la gestión municipal en sus diversos ámbitos; tiene también que hacer efectivos los incentivos económicos y presupuestales para el cofinanciamiento de los proyectos mancomunados, en este aspecto el Ministerio de Economía y Finanzas tiene una responsabilidad particular que no puede seguir postergando.

13. Las Municipalidades tenemos una responsabilidad frente a los pobladores de nuestros distritos y provincias que viven -en la mayoría de casos- situaciones de desigualdad y exclusión. Por lo que los peruanos y peruanas aspiran a mejores oportunidades para la educación, la salud, el trabajo digno y la seguridad. Por lo que es una demanda nacional la transferencia efectiva de funciones y recursos desde el Gobierno Nacional y un presupuesto público descentralista. Por eso, desde la MML consideramos que medidas como el mantenimiento de la titulación de predios urbanos en manos del COFOPRI no constituye una buena.

14. Las Municipalidades tenemos en la formación de mancomunidades uno de los instrumentos para sumar esfuerzos, iniciativas y recursos a favor de objetivos específicos comunes. Pero el desafío que se presenta es más grande: Las autoridades municipales tenemos la responsabilidad de armonizar agendas y concertar propuestas para cumplir de forma eficaz nuestra misión de promover el desarrollo social y económico, garantizar el acceso a servicios de calidad y desplegar la participación ciudadana. Por eso tenemos la necesidad de ponernos de acuerdo y actuar concertadamente para el dialogo y la coordinación intergubernamental, de forma tal que podamos afrontar juntos las todavía fuertes resistencias del centralismo.

15. Fortalecer las asociaciones de municipalidades es una tarea de gobierno de la MML que busca revertir la fragmentación y alcanzar un gobierno metropolitano eficaz. Adicionalmente, es una apuesta por la unidad del proceso de descentralización, sin exclusiones. Por eso debemos buscar que el esfuerzo de las asociaciones municipales deba dirigirse a establecer una agenda con el Poder Ejecutivo como conductor del proceso de descentralización, que permita desentrampar los problemas que impiden alcanzar resultados en las mancomunidades.

16. La MML entiende que la descentralización implica que las autoridades regionales y locales deben aplicar un enfoque de desarrollo territorial a partir de las realidades concretas, puntos fuertes y puntos débiles del territorio que les toca gobernar. En ese marco se coloca la asociatividad municipal y/o las mancomunidades como espacios que buscan la coordinación y la complementariedad entre gobiernos locales, para gestionar de manera más eficiente y eficaz las políticas o los servicios e inversiones públicas. A veces, los costos y el tamaño de los proyectos superan los deseos de que se resuelvan en la esfera municipal, por lo que deben ser enfrentados mancomunadamente.

En este mismo terreno, se encuentra la definición de las Áreas Metropolitanas de Lima, que deberá ser el resultado de un proceso amplio de formulación del Plan de Desarrollo Concertado a cargo del equipo que lidera el doctor Henry Pease, proceso que el PGRLM viene apoyando.

17. Es necesario mantener la perspectiva que la asociación municipal es un medio para alcanzar nuevas formas de gestión y desarrollo sustentable, fortalecer la institucionalidad local y la confianza de los ciudadanos en sus gobiernos municipales.

Síguenos en FacebookSíguenos en InstagramSíguenos en TwiterSíguenos en YouTube